sábado, 7 de junio de 2008

Protesta sindicals dels companys d´UGT Hipercor








Noticies d´última hora, visiteules...

http://www.sindicalista.org/blog/girona_ugt_chtj


Paseu la noticia d´ahir, referida a l´Hipercor Girona...

Emprender



Redefiniendo el fracaso


Me parece que emprender es un desafió, que si bien esta al alcance de cualquier persona no todos tienen el espíritu y la fuerza necesaria. Siempre me gusto leer las historias de los empresarios mas importantes de mundo, el como desde un origen humilde lograron formar imperios, es inspirador y mas si nosotros estamos empezando a caminar esa ruta llena de baches.



Me considero emprendedor en busca del éxito y estoy seguro que ya recorrí varios kilómetros de esa carretera, pero todavía falta mucho, probablemente ni siquiera este a la mitad del trayecto igualmente me gusta el camino, cada tanto observo lo que deje atrás, y con un poco de nostalgia y alegría veo que estoy mejor y que aprendí mucho.

Esta lista humilde y sin demasiadas pretensiones espero que le sirva al que esta emprendiendo, probablemente en muchos puntos estarán o no de acuerdo, pero si algo les puedo asegurar es que esta entrada costo mucho escribirla, mas que nada, porque cada punto me recordó errores, dolores de cabeza y fracasos en mi vida. Pero bueno aquí estoy redefiniendo el fracaso.

¿Empezamos?

1. No creer desde una primera instancia en tu proyecto. De vital importancia, cuando comenzamos con una nueva empresa, es necesario estar completamente seguros de lo que hacemos, de lo contrario probablemente la idea no pase de eso.

2. Esperar un golpe de suerte. Yo creo que si bien la suerte existe, no hay que esperarla, no se puede trabajar esperando una ayuda “divina” uno tiene que emprender sabiendo que nada va a ser fácil, pero a cada problema una solución, nada de suponer que algo se soluciona solo.

3. No perseverar lo necesario. Es increíble la facilidad que tiene la vida de ponernos trabas, no importa lo fácil que sea la tarea a realizar, probablemente algo pase que termine complicando las cosas. Obviamente y por suerte otras tantas veces ocurrirá exactamente lo contrario, algo que parece imposible se solucionara muy fácilmente. Es de suma importancia perseverar, pero para eso hace falta creer en lo que hacemos, de esa forma continuar contra viento y marea será mucho más fácil.

4. Tener una posición negativa. Aunque muchas veces es difícil al extremo, hay que intentar buscarle el lado positivo a las cosas que ocurren, con el tiempo uno se da cuenta que ser negativo no ayuda absolutamente en nada, todo lo contrario.

5. No planificar lo necesario. Es imposible tener un plan tan preciso que contemple cualquier problema antes de que ocurra, no obstante muchas veces y a grandes rasgos se puede planificar correctamente evitando desde un principio ciertos inconvenientes muy probables.

6. No hacer evaluaciones periódicas de las metas. ¿Estoy donde debería? ¿Mis objetivos se están cumpliendo? Son preguntas necesarias a la hora de evaluar si el camino que tomamos es el correcto, es mejor replantear una situación cuando podemos que cuando ya el problema se nos vino encima y no podemos revertir nada.

7. Plantear metas muy pobres. Relacionado con el punto anterior, los objetivos tiene que tener cierta “grandeza”, lo que recomiendo es separar cada meta en pequeños objetivos.

8. Trabajar sin descanso. Muchas personas se enorgullecen de decir que no paran ni un segundo, en ciertas ocasiones es necesario en especial al iniciar un proyecto, pero luego uno se da cuenta que esa falta de tiempo se debe a una mala organización más que a un esfuerzo heroico. Repito al principio y con poco capital es algo normal.

9. No sentir pasión por lo que hacemos. Cuando no nos apasiona hacer algo es muy difícil que podamos volcar todas nuestras energías en hacerlo bien. Ser un apasionado obsesivo es necesario, nos ayuda a trabajar cada día para lograr nuestros objetivos.

10. Planificar demasiado. A veces uno en el afán de tener todo calculado o al menos contemplar la mayor cantidad de aspectos termina postergando iniciar la construcción de un proyecto, a veces hay que arriesgarse mas, ver posibilidades donde hay problemas, el tablero no siempre será igual a la realidad. Hay que arriesgar, dejar de pensar y pensar para luego no hacer nada.

11. Subestimar las cosas. Hay días en los que creemos que todo es posible, algo que es verdad en gran parte, lo peligroso es cuando empezamos a tomar medidas sin la precaución necesaria. En mi experiencia es un poco de las dos cosas, encontrar el equilibrio es lo indicado.

12. Dejar para mañana lo que se puede hacer hoy. Es desgastante, es imposible estar todo el día trabajando, tampoco es recomendable, pero si podemos dejar de lado lo superfluo y compenetrarnos en lo que SI debemos hacer, de seguro a final del día tengamos nuestra agenda de pendientes terminada y podamos continuar mañana con desafíos nuevos. No hay que postergar las cosas.

13. Miedo. Al fracaso y al éxito. Parece mentira, pero el miedo puede aparecer en los momentos más insólitos, lo más frecuente es cuando estamos cerca o nos parece que vamos a fracasar, pero me ocurrió de estar muy cerca de lograr una meta y acobardarme, uno cuando emprende su principal aliado y enemigo a la vez. Somos nosotros quienes nos ponemos barreras, por más malo que sea el círculo en que nos movamos, esta en nosotros mismos intentar crecer, esto no depende absolutamente de nadie más.

14. Pensar que emprender es SIEMPRE divertido. Es divertido, pero no en todas las oportunidades lo será, en ciertos momentos tendremos ganas de abortar, desistir, en mi vida siempre algo que me molesto hacer es lo referente a lo contable, tarea que odio por la burocracia de este país, pero es necesario. Igualmente y por suerte, estas cosas tediosas no abundan y mas si trabajamos en lo que nos gusta.

15. Pensar que vivir y sobrevivir son sinónimos. En el sentido al menos material, no es lo mismo y para nada. Darse un gustito cada tanto es lo que hago yo y muchos de los que leen este blog, eso no es vivir de nuestras empresas, eso es sobrevivir, cuando uno vive de sus empresas no se da “gustitos” ve algo que le gusta y lo compra, sin preocupaciones y sin demasiados rodeados. No preocuparse de cuotas para pagar, ni resúmenes de tarjetas es algo a lo que aspiro un día llegar. Es parte de mí, de la cultura de otros empresarios que pude absorber, hay que buscar eso, no hay que conformarse con que nos vaya “bien”.

16. No ser ambicioso. Relacionado al punto anterior. Una ambición “sana” si es que existe y creo que si, es indispensable. El problema viene a cuando tomamos riesgos completamente innecesarios por cuestiones de ego o similares. Pero ser ambicioso es requerido para lograr un día tener una “cintura financiera” y una satisfacción por lo que hacemos. El ser ambicioso separa quedarnos a mitad de nuestros sueños de alcanzarlos.

17. No trabajar a gusto con un equipo. Nuestro equipo de trabajo es como nuestra familia en el trabajo. Si estamos mal eso se contagia, en especial, cuando somos los que estamos a cargo. El equipo puede que no sea el mejor del mundo, pero tenemos que convencernos de que lo es, esta confianza es transferible, cuando un líder tiene confianza su equipo también la tendrá.

18. No confiar en uno mismo. Probablemente el punto mas importante. En mi vida mucho tiempo necesite la “palmadita” que se traduce en estas haciendo bien las cosas. El problema viene cuando ese aliento de optimismo que esperamos de un tercero no llega, ahí es cuando empezamos a dudar de nuestras aptitudes. La confianza es importante, es decirse a uno mismo YO PUEDO, una inyección de energía, les aseguro que todas las personas con éxito que conocí tienen confianza absoluta en si mismos.

19. Ser condescendiente. “Esto me pasa a mi solo” “Todo mal” “Me duele esto, me molesta aquello” todas frases que fueron muletilla en mi vida por mucho tiempo, hay que cortar por lo sano. Si duele algo para eso están los médicos, si todo en tu vida sale mal hay que seguir, no esperes cosas que nunca van a ocurrir. Contra viento y marea, HAY QUE SEGUIR.

20. No invertir el dinero necesario. A veces no hay mucho dinero que invertir, en esos casos se hará lo que se pueda. Pero otras tantas uno por ser precavido en exceso recorta gastos donde no debería, como todo esta relacionado, como dije en otro punto si crees en tu idea, coloca todo lo necesario sobre la mesa.

21. No valorar mi tiempo. Esto lo viví los primeros años cuando comenzaba a trabajar por cuenta propia, uno cuando se queda trabajando hasta tarde o cuando por “quedar bien” con un cliente termina quemando horas extras no remuneradas, ocurre que no esta valorando su tiempo. El tiempo es nuestro recurso más valioso. Hay que evaluar siempre, ¿esta tarea realmente requiere me tiempo? ¿sirve invertir mi tiempo para este cliente?, preguntas como estas nos ayudaran a decidir mejor.

22. Culpar a otras personas. ¿Cuantas veces en la vida necesitamos un chivo expiatorio? En definitiva si el proyecto fracaso porque alguien no hizo lo que debería también es culpa nuestra por habernos asociado. Creo que de todas las veces que fracase en algo siempre busque un culpable, hasta que me di cuenta, que si las cosas no salían bien eran por un error mió de alguna u otra forma. Lo que pude aprender de esto es saber elegir mejor a mis socios y personas incluidas en la empresa.

A mis 26 años nunca trabaje en relación de dependencia, desde muy chico me di cuenta que el “negocio” no era trabajar para un tercero, lamentablemente esto lo aprendí por las malas, cuando mi padre luego de trabajar por muchos años en una multinacional quedo sin trabajo. Son esas situaciones en la vida que a uno lo ponen a pensar. Gracias a mi padre que me hablo en esta situación que nos toco vivir como familia hoy en día puedo trabajar por cuenta propia con mi empresa legal, y estar presente como socio en otras dos.

De seguro que fracasare muchas veces mas, no tengo duda de eso, pero siempre intentare aprender de mis errores, al menos eso me ayudara a no equivocarme en lo mismo.

“Si te postran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas:
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.”
Almafuerte

Me pareció bueno escribir una entrada en donde pueda dar mi humilde experiencia, creo que se aprende mas de los fracasos que de los triunfos, ahora si alguien quiere contar o sumar mas puntos bienvenidos! :D

Esta entrada fue escrita el Miércoles, Junio 4th, 2008 a las 22:32 y fue guardada bajo Negocios.