miércoles, 5 de diciembre de 2007

“Strategos” y Aníbal





La gran hazaña de Aníbal (247 – 183 a.C) fue atravesar los Alpes con cincuenta mil hombres, diez mil jinetes y cincuenta elefantes para derrotar a los romanos en su propio Imperio. El caballo que le acompañó en esta gesta fue “Strategos” (en griego “General). Según cuentan era un caballo de gran alzada y color negro azabache. Inquieto, veloz y manejable eran otros de los adjetivos que calificaban al animal. Hay que recordar que los cartagineses montaban sin bocado, frenos y a veces sin bridas.

Aníbal mandó traer de Tesalia a “Strategos” en su afán de imitar a Alejandro Magno, su gran ídolo de juventud. (Recordemos que el comerciante que trajo a “Bucéfalo” también era de Tesalia).

El animal más bello del mundo...(ARTICULO DE CABALLOMANIA).




Lo saben los pintores, los escultores, los músicos y los poetas: el animal más bello de todos es el caballo. La fuerza, la gracia, la memoria, el sonido, el tacto, la sensibilidad.

Y Dios creó al caballo de un puñado del viento del Sur.
Y lo creó como el animal más noble de todos.
Para que volara sin alas. Para que llevara sobre sus lomos a los amigos, y para que ayudara a perseguir a los enemigos.
Y Dios los marcó en la frente con la señal de la felicidad. Y el caballo saltó hacia el espacio. Así está escrito en el libro sagrado del desierto.
Y desde entonces, el caballo ha sido el más fiel amigo del hombre.


A caballo se hicieron todas las civilizaciones, y a caballo se han transmitido todas las culturas.
En unos caballos pequeños y hermosos -porque lo pequeño es hermoso- los árabes llevaron por el mundo el saber de la medicina, el gusto por la astronomía, el buen manejo del agua, el sonido de la guitarra, los misterios del álgebra y el recreo mental del ajedrez.
En unos caballitos cargaleñas, materiales y fuertes, los mongoles atravesaron medio mundo para advertirle a Europa, que todos los poderes tienen amenazas. Y que todo imperio tiene su final.
A caballo fue como los griegos llevaron el pensamiento y la belleza por las arenas de Persia y por los oasis de Damasco.



A caballo fue como los conquistadores nos trajeron la lengua, la religión y la espada.
A caballo es como se siente mejor el amor, cuando se lleva al anca a la mujer de los sueños.
A caballo fue como Su Excelencia, el Libertador, nos trajo la libertad, la igualdad y la fraternidad.
Gente de a caballo fueron los constructores del Renacimiento, los creadores de la filosofía occidental y de la espiritualidad oriental.
A caballo fue como Hegel pudo comprender el espíritu absoluto.
Jinete en un burrito -el más humilde de la raza- fue como nuestro Señor hizo su entrada triunfal en la ciudad sagrada.



A caballo fue como los Mamelucos hicieron temblar a Napoleón al pie de las pirámides.
A caballo fue como los pieles rojas le dieron materile al General Custer.
Por eso, el amor por el caballo es un signo de humanidad, una demostración de la nobleza del corazón.
Lo saben los pintores, los escultores, los músicos y los poetas: el animal más bello de todos es el caballo. La fuerza, la gracia, la memoria, el sonido, el tacto, la sensibilidad. Todas las bondades y todas las virtudes son extremas en el caballo.
Por eso decimos que los momentos más gratos de la vida del hombre son dos: delante de unos ojos de mujer y detrás de las orejas del caballo.

Y venir a ver por aquí que cuatro montañeros, que se las dan de intelectuales, se molestan porque de vez en cuando ensillamos y pasamos por la calle rial de la ciudad.
No saben que mucho va de la boñiga al cagajón. Y que algo va de la Cueva del Oso a la Cueva de Rolando...

Fire Water Burn

MEMÒRIES D´UN ADVOCAT LABORALISTA (1927-1958)



Francesc
Casares
Memòries
d'un advocat
laboralista
(1927-1958)


Per: PERE RÍOS


Francesc Casares publica la primera part de la seva dilatada biografia com socialista i defensor de treballadors

El Col.legi d’Advocats de Barcelona té més de 18.000 advocats, però cada vegada queden menys referents inqüestionables. Francesc Casares és un d’ells. L’avalen 57 anys de professió d’advocat laboralista i centenars de treballadors als que encara defensa davant dels tribunals.

Fa temps, “per omplir els finals de setmana”, va començar a escriure els records de la seva vida i no va parar fins que portava 600 pàgines i havia arribat a l’any 1958. “Mai vaig pensar que aquells escrits anessin a publicar-se”, va dir ahir l’autor. Memòries d’un advocat laboralista (La Campana), que és com es diu l’obra, va ser presentat ahir en la intimitat editorial. Varen oficiar l’ex-conseller de CiU Francesc Sanuy i el catedràtic de Dret Constitucional José Antonio González Casanova, en altre temps passants de Casares a Sabadell.

La bondat en la cara



Amb el cabell blanc i la bondat en la cara que Raimon atribuïa a Gregorio López Raimundo, Casares ca explicar que havia escrit el que li havia vingut a la memòria, tot i el risc de que aquesta el traís. Són 109 capítols sobre els primers 31 anys de la seva vida; la narració s’inicia quan tenia tres anys i es va proclamar la Segona República al crit de “visca Macià, mori Cambó”, i acaba quan va ser empresonat. També es relata, l’enterrament de Durruti i altres esdeveniments històrics ocorreguts a Barcelona, però trufats amb l’experiència personal i familiar d’un jove procedent del Camp de Tarragona. És la vida quotidiana d’una persona inquieta des de molt jove.

“Explico el compromís amb unes idees i una causa”, va dir Casares fent referència a la causa socialista, que arrenca en els anys del Moviment Socialista de Catalunya i acaba en Esquerra Socialista, una corrent d’opinió dins del PSC.

“Allí no se sabia on acabava el despatx i començava el partit”, va explicar Sanuy recordant aquella època, abans d’evocar que a Casares se li va oferir ser alcaldable socialista per Barcelona el 1979 i ho va rebutjar. “És el meu mestre laboralista, polític i humà”, va dir Casanova, qui va destacar també “l’admirable, depurat i culte estil literari” de l’obra. En això va coincidir amb Josep Maria Espinàs, per a qui Casares va ser escriptor abans que advocat. Casares va replicar amb ironia que si és veritat que la prosa és bona, té un cert mèrit, perquè s’ha passat la vida fent escrits judicials. Està a punt de fer 80 anys i prepara la segona part.

Pan dulce (Panetón - Panettone)




Paneton - PanettonePara aquellos que extraña la navidad y no quieren esperar más para poder comer un pan dulce acá les dejamos la receta del típico Panetón o Panettone como se escribe en italiano, país de procedencia de este rico pan.

El panetón también conocido como “pan de Navidad” es un bollo con pasas tradicional de Milán en forma de cúpula y relleno fruta confitada.


Ingredientes: Receta Pan dulce (Panetón - Panettone)

* 5 huevos
* 50 gramos de levadura prensada
* 1/3 de taza de agua tibia
* 600 gramos de harina
* 150 gramos de azúcar
* una pizca de sal
* 200 gramos de manteca blanda
* 400 gramos de fruta abrillantada cortada
* 1 cucharadita de agua de azahar
* 200 gramos de pasa de uva
* ralladura de 1 limón

Preparación

Disolver la levadura en el agua tibia con 1 cucharadita de azúcar y cucharada de harina. Batir hasta formar un engrudo. Taparlo flojamente y esperar a que fermente y se transforme en una espuma.
Tamizar la harina sobre la mesa junto con la sal y el azúcar. Hacer un hueco en el centro y poner ahí la levadura fermentada y los huevos. Mezclar hasta unir todo en un bollo. Agregarle de a poco la manteca blanda, mientras amasar con fuerza, hasta incorporarla bien. Seguir hasta incorporar toda la manteca. La masa tiene que quedar lisa y suave. Unirle a la masa las pasas de uva, las frutas, la ralladura y el agua de azahar, mientras tanto amasar el tiempo necesario para distribuir bien los ingredientes.
Colocar la masa en un bol, taparla flojamente y esperar a que se duplique el volumen. Dejarla reposar 8 horas. Volcar la masa sobre la mesa y amasarla aplastándola y dándole después forma de cilindro ancho. Colocar la masa dentro del molde en papel o molde especial para pan dulce. Tapar flojamente y esperar a que se duplique el volumen. Dejar reposar 2 horas.
Precalentar el horno. Hacerle a la superficie del pan dulce un corte en forma de cruz. Cocinar en horno moderado de 50 minutos a 1 hora. Antes de terminar la cocción, pintar la parte superior con huevo batido y regresarlo al horno. Desmoldar sobre rejilla.