viernes, 22 de febrero de 2008

AMARANTO: La semilla de la alegría



Si vives en México o lo has visitado alguna vez, podrás darte cuenta de que en muchas de sus esquinas hay gente que vende unos dulces riquísimos llamados Alegrías. Estos dulces están hechos con miel y las semillitas de una planta llamada precisamente amaranto, de flores color carmesí que crecen noblemente en bonche y racimos largos en muchas partes de este país y de otras partes del mundo. No en vano se les conoce a estos dulces con el nombre de alegría, pues además de tener un sabor delicioso, son un aliemento que cubre muchas de las necesidades nutricionales del organismo.

GALLETAS DE AMARANTO

Ingredientes: (4 personas):


900 grs de harina de amaranto

300 grs de harina de trigo

150 grs de amaranto tostado

6 huevos

2 cucharaditas de polvo royal o similar
400 grs de azúcar

150 grs de semillas de amaranto tostado

1 taza de zumo de naranja mezclado con ¼ taza de leche

600 grs de mantequilla

Pasos:
Paso 1: Batir los huevos con el azúcar y el polvo royal, agregar a la mantequilla, mezclar bien e incorporar el zumo con la leche, por último las harinas poco a poco mezclando.

Paso 2: Agregar la alegría o el amaranto tostado y batir hasta obtener una mezcla homogénea. Dejar descansar 30 minutos y extender sobre una mesada enharina con palote y cortar con un corta pasta con la figura que usted desee.

Paso 3: Enmantecar y enharinar una placa de horno, acomodar las galletas y llevar al horno durante 20 minutos.

Dulce de alegría (amaranto)

1 kilo de amaranto reventado; 1/2 de miel de abeja o piloncillo; gotas de limón; pasitas y mitades de nueces para adornar.

Caliente la miel y agregue unas gotas de limón y el amaranto, revuelva perfectamente con una cuchara de madera, cuidando que todo el amaranto de impregne de miel. Esta pasta colóquela en un molde y prense con un rodillo para que quede los más compacta posible; se deja enfriar y se corta en pequeñas porciones con un cuchillo afilado.

(La miel debe de ser de buena calidad, ni muy floja, ni muy concentrada, para evitar que el dulce se desmorone o bien quede muy duro).


Contenidos nutricionales del amaranto



El amaranto posee altos porcentajes de proteínas, aminoácidos y minerales. Su grano aporta aproximadamente un 16% de proteína, porcentaje ligeramente más alto que el de los cereales tradicionales como el maíz (9,33%) el trigo (14,84%) y el arroz (8,77%), aunque su importancia no radica en la cantidad sino en la calidad de la misma proteína, con un excelente balance de aminoácidos, indispensables para la formación de proteínas. Este grano es comparable en valor nutricional con la leche y la soja, lo que lo hace ideal para niños y mujeres en etapa de gestación y lactancia o para personas con problemas nutricionales. Su semilla contiene mucho sodio, potasio, calcio, magnesio, zinc, cobre, manganeso, níquel y un aporte considerable de hierro. En cuanto a vitaminas, el amaranto contiene tiamina, riboflavina, niacina y vitamina C, las cuales se distribuyen principalmente en su cáscara. Su grano es de alto valor calórico, posee carbohidratos, fibras y sales minerales, además de ser un alimento de gran digestibilidad y sin gluten. El aceite que aporta su semilla es rico en ácidos grasos insaturados, como el linoleico, grasa indispensable que no puede sintetizar el organismo y es necesario adquirirla de una fuente externa.

En México es común encontrar el amaranto reventado (en forma de “pop”) preparado artesanalmente por manos mexicanas. Tradicionalmente se prepara en dulce de palanquetas, el pop mezclado con miel y, para hacerlo mucho más nutritivo, rico y llamativo, le agregamos pasas, nueces, chispas de chocolate, almendras, cacahuates y semillas de girasol o sésamo Al ser preparadas en diversas formas y figuras, como paletas de figuras de animales, bolitas, cubitos, etc, lo convierten en un alimento divertido y atractivo sobre todo para los niños, para quienes resulta un excelente postre para sustituir golosinas como caramelos, frituras o panes refinados que en su fabricación pierden sus aportes nutricionales y son altos en azúcares refinados y conservadores que afectan drásticamente el sistema nervioso, los dientes y la salud en general.



Otras formas de consumo

Podemos encontrar el amaranto fácilmente en tiendas naturistas, en restaurantes vegetarianos o en muchas de las esquinas y tiendas de México. Consumirlo en forma de germinado fresco en una ensalada resulta ideal por la cantidad de fibra y humedad que contiene. Te sugerimos un licuado por las mañanas un licuado de Amaranto, ideal para purificar la sangre, para eliminar residuos tóxicos en el organismo, vigoriza las funciones de las células inmunológicas, previene y ayuda a combatir infecciones y enfermedades, limpia el estómago y, por lo tanto, lo prepara para una buena digestión, que es la base de una buena asimilación de todo lo que comemos.


Licuado de Amaranto
Ingredientes:
• Una taza de germinado fresco
• Dos limones
• Una guayaba o pedazo de piña
• Miel de abeja al gusto

Elaboración:
Mezcla todo en la licuadora y bebe, recuerda, despacio. Puedes agregar a este licuado un poco de alfalfa o una ramita de perejil.

Puedes, además, añadir amaranto inflado, y agregarlo en las mañanas a tu licuado, a la fruta o el yogurt y espolvorearlo encima de ensaladas y panes con miel.





Salud y amaranto

Además de ser de gran ayuda como complemento alimenticio, el amaranto posee también cualidades medicinales entre las cuales ayuda a establecer los niveles de glucosa en pacientes con diabetes, puede consumirse sin problemas por aquellas personas alérgicas a otros cereales como el trigo ya que no contiene gluten, es ideal para problemas digestivos e intestinales, gracias a su alto nivel de humedad y fibra, y su, como ya se dijo, ausencia de gluten, que permite a las personas intolerantes a este componente incluyan al amaranto en su dieta. Posee un su alto contenido de antioxidantes, protege a las células de enfermedades y es preventivo (en su forma cruda) del desgaste de la vida diaria que sufren las células, además de que es considerado como buen preventivo de enfermedades cardiacas. Se ha usado incluso para teñir algunos tipos de cáncer como el cáncer de colon y a combatir algunas enfermedades hepáticas, para tratar personas anoréxicas y bulímicas, incluyéndolo en su dieta. Es un buen vigorizante para personas de la tercera edad, alimento ideal para aquellas que padecen anemia, para deportistas con un desgaste excesivo de energía y cómo complemento alimenticio: realmente un alimento ideal para todas las personas, un amigo para el organismo que tiene dos enormes ventajas: dar salud y alegría.

Visitalo, muy interesante: El amaranto "En buenas manos"

Este artículo ha sido publicado el domingo 10 junio, 2007
AMARANTO: La semilla de la alegría